También tenemos ciempiés

Hoy nos hemos encontrado un ciempiés en nuestro huerto.

También se llaman escolopendra tienen un cuerpo alargado y plano formado por 21 segmentos o anillos, con un par de patas en cada uno de ellos.

Son carnívoros y para capturar a sus presas tienen unos apéndices bucales muy desarrollados que secretan veneno.

Para vivir necesita suelos húmedos y donde haya piedras que le permitan esconderse.

Es buen depredador alimentándose de insectos dañinos para nuestras plantas, pero también le gustan las lombrices a las que persigue por las galerías para capturarlas. Así que debemos estar muy vigilantes con la lombricompostera pues al estar en un sitio cerrado no pueden huir y además tenemos un número determinado de lombrices.

Bancal o cama profunda para el huerto

Hemos investigado que una forma más respetuosa para mantener más sano el ecosistema de nuestro huerto consiste en preparar el terreno que vamos a cultivar haciendo cama profunda.

Su objetivo es producir una cama de tierra esponjosa  “pastel vivo esponjoso” en el suelo, a una profundidad de 60 centímetros; esto permite que las raíces de la planta crezcan de manera equilibrada y proporciona una cantidad constante de nutrientes al resto de la planta. Además, el suelo estará más aireado, el agua se puede mover libremente a través del suelo y las adventicias, si es necesario, se pueden sacar con facilidad.

Una vez que la cama está lista procuraremos no pisarla ni caminar encima ya que una de las razones de realizarla es agregar aire al suelo (airearlo) y al caminar sobre la cama lo compactaríamos y destruiríamos la estructura. Por eso cuando sembremos, cuidemos o estemos en el huerto lo haremos desde los pasillos.

Ha sido un trabajo duro pero esperamos recoger buenas cosechas.

Gracias a Marcos y Jesús que nos han ayudado a preparar este “Pastel esponjoso”

Ya tenemos zanahorias

Por grupos, la clase de 1º  de Primaria ha ido al huerto para recoger nuestras zanahorias naranjas, moradas y blancas.

Aunque pequeñas, están buenísimas.

¡Vemos los primeros cocones!

Hoy hemos visto los primeros cocones en la lombricompostera.

IMG_9855

Se trata de una cápsula o capullo de color amarillento que contienen los embriones, futuras lombricitas, que viven de un líquido que lo llena.

Parece que nuestras lombrices se han adaptado muy bien al nuevo espacio y empiezan a reproducirse.

Las Lombrices Rojas de California son hermafroditas incompletas, es decir, que tienen tanto órganos femeninos como masculinos en su clitelo pero necesita aparearse con otra lombriz para poder reproducirse.

De cada acoplamiento resultan 2 cocones, uno de cada lombriz, conteniendo cada uno de 2 a 4 lombrices. Permanecen en él un promedio de 21 días dependiendo de la temperatura (la ideal es de 20 a 25ºC).

Si todo sigue así  pronto duplicaremos el número de lombrices que nos regaló Marcos.