Las hormigas viven en nuestro huerto

Hoy hemos estado de limpieza en el huerto y al retirar una planta hemos dejado al descubierto un hormiguero, con miles de hormigas que empezaron a recoger rápidamente sus pequeñas larvas indefensas y a introducirlas por el agujero que aún quedaba.

En pocos segundos no quedaba ninguna fuera. ¡Es increíble a la velocidad que han protegido a las pequeñas de la colonia!

Aunque a algunas personar las hormigas le puedan producir cierto rechazo, hemos aprendido a apreciarlas gracias a nuestro compañero Daniel, un enamorado de ellas.

Un día trajo a clase su hormiguero.

IMG_3435

Y aprendimos con él que:

  • Existen más de seis mil especies distintas y todas ellas son sociales. conviven en hormigueros bien adaptadas a una vida social.
  • Son unas incansables trabajadoras, se organizan y dividen el trabajo entre varias castas especializadas.
    • El mando lo tiene la reina, generalmente la única hembra desarrollada y fértil. Es la más grande y tiene alas, que pierde cuando es fertilizada. Su trabajo es poner huevos casi constantemente, descansa en el invierno.
    • Las hormigas obreras son las más pequeñas y  numerosas.  Se encargan de agrandar, mantener y defender el hormiguero, recoger comida, alimentar y cuidar a la reina y larvas a las que alimentan y lavan.
    • Las hormigas soldado tienen la cabeza grande y la mandíbula fuerte porque su labor es luchar y triturar alimentos duros.
    • Los machos alados tienen cabeza y mandíbulas pequeñas. Son los que fecundan a la reina.
  • Se comunican entre ellas, entre otras cosas, direcciones (dónde se halla la comida) y dan alarmas.
  • Son muy importantes parada diversidad biológica ya que se encargan de esparcir semillas y hay otros animales que se alimentan de ellas.

IMG_8360

Las hormigas no le hacen nada a las plantas de nuestro huerto, aunque no vuelan también pueden polinizarlas y su presencia en ellas nos alerta e indica generalmente que hay pulgones o cochinillas. El daño que causan es indirecto al protegerlos y favorecerlos actuando con ellos como auténticos “pastores” o “niñeras” ya que los llevan de unas plantas a otras (para que no les falten comida), los limpian y protegen de sus depredadores naturales (mariquitas, crispas, avispas que los paralizan, etc). Esto lo hacen a cambio de alimentarse de la melaza que excretan.

Para tenerlas controladas y proteger los sitios que no queremos que entren, semilleros o lombricompostera  podemos:
  • Pulverizar con extracto de tanaceto que es un repelente, es decir que las hará irse. Podemos echarlo sobre las hojas y alrededores.
  • Espolvorear con canela los sitios que no queremos que entren
  • Regar o introducir lo que queramos proteger en recipientes con agua: aunque les gusta algo de humedad, el exceso de agua no les gusta

 

También tenemos ciempiés

Hoy nos hemos encontrado un ciempiés en nuestro huerto.

También se llaman escolopendra tienen un cuerpo alargado y plano formado por 21 segmentos o anillos, con un par de patas en cada uno de ellos.

Son carnívoros y para capturar a sus presas tienen unos apéndices bucales muy desarrollados que secretan veneno.

Para vivir necesita suelos húmedos y donde haya piedras que le permitan esconderse.

Es buen depredador alimentándose de insectos dañinos para nuestras plantas, pero también le gustan las lombrices a las que persigue por las galerías para capturarlas. Así que debemos estar muy vigilantes con la lombricompostera pues al estar en un sitio cerrado no pueden huir y además tenemos un número determinado de lombrices.

Cochinilla acanalada en la menta

Estas son las cochinillas que hemos visto en la menta.

Las hemos visto con lupa y microscopio.

Pertenecen a la familia de las  de las Coccoidea, con más de 6000 especies repartidas  en 15 familias.

La hembra es la que tiene los canales de color blanco ( capa de cera,  como un caparazón, que le sirve para protegerse) y el macho es muy difícil de ver puesto que es volador. El macho va en busca de las hembras y las fecunda, entonces la hembra va poniendo unos pequeños huevos de color naranja en el interior de esos canales blancos. Puede llegar a guardar cientos. Aunque también pueden tener crías idénticas a ellas sin necesidad de aparearse mediante la partenogénesis como en los pulgones.

Debemos tener cuidado porque si no intervenimos puede llegar a ser  una auténtica plaga que puede matar nuestras plantas en poco tiempo debido a su rápida reproducción y a que se alimenta chupando la savia. Además también genera el hongo negrilla.

Para que se alejen de nuestro huerto tendremos que realizar varios tratamientos a la vez:

  • Es buena costumbre revisar con cierta periodicidad los tallos y hojas.
  • Como preventivo podemos aplicar extracto de cola de caballo.
  • Uno de sus enemigos naturales son las mariquitas.
  • Si no hay muchas las podemos quitar a mano. Pero no debemos tirarlas al suelo, la meteremos en un recipiente y directa a la basura. También podemos untar las hojas afectadas con  un algodón empapado en alcohol.
  • Podemos quitar la parte más afectada y eliminarla a la basura. Además podemos hacer una poda de aclareo para que la cochinilla quede expuesta al sol y viento.
  • Hacer una limpieza con agua a presión.

Las orugas devoran las coles

Hemos visto orugas dándose un festín con las hojas de las coles.

Las dos especies habituales son la Pieris brassicae L y la Pieris rapar L. Resulta que antes de ser oruga es una mariposa blanca, de esas que vemos revolotear, casi siempre en pareja, como si jugaran a perseguirse. Ponen sus huevos, que son amarillos-anaranjados, en el envés de las hojas. Nada más que eclosionan las pequeñas orugas se alimentan de la parte tierna de las hojas.

Luego se refugian en tierra para la fase de ninfa y por último se transforman en mariposa adulta.

Estas orugas son muy perjudiciales para nuestro huerto ya que van creciendo mientras devoran nuestras plantas.

Como tenemos pocas plantas podemos quitarlas a mano.

IMG_8294

Como preventivo podemos  aplicar sobre el cultivo cada semana, durante el período de vuelo, un extracto repelente (tanaceto, ajenjo, o cebolla), en cambio el extracto de ortiga actúa como atrayente de las Pieris.

En caso de gravedad  podemos empezar tratamientos con insecticidas ecológicos, en los primeros estadios de la oruga, como el Bacilos thuringiensis (bacteria presente de forma natural en el suelo que es capaz de producir una serie de toxinas que paralizan el sistema digestivo sólo de este tipo de insectos).

Las mariquitas ya tienen su casa en nuestro huerto

Miguel nos ha ayudado en la construcción de una casa para nuestras mariquitas y las hemos hecho con palé.

La  hemos colocado cerca de nuestra plantación de habas, guisantes, coles, coliflores y romancescu para que no les falte comida ya que están llenas de pulgones.

IMG_9184

En la parte superior de cañas es donde viven las mariquitas y en la inferior, cerrada por una puerta, es donde tienen su despensa, en la que hemos metido algunas hojas con pulgones, su comida favorita.

Vemos las primeras mariquitas

¡Hemos visto las primeras mariquitas en nuestro huerto!

IMG_7259

Bueno, hemos visto la mariquita roja, la clásica, la de siete puntos negros, esto es la  Cocinilla septempunctata.

Las mariquitas, que son escarabajos, pertenecen a la familia de las Coccinellidae, una familia de insectos coleópteros con una gran diversidad interna.

Presenta normalmente vivos colores para avisar a sus posibles depredadores de su carácter venenoso, ya que lo es para la pequeña fauna. De hecho, cuando se cogen o se les molestan sueltan, como mecanismo de defensa, mal olor que procede de un líquido nocivo que sale de sus articulaciones.

Ver mariquitas en nuestro huerto nos ha dado mucha alegría porque son uno de los más importantes depredadores naturales de muchas de las pequeñas plagas que afectan al huerto. Les gustan los pulgones, las cochinillas, los huevos de escarabajos (entre otros los de las patatas), los ácaros, las orugas de pequeño tamaño, etc. Por eso son conocidas como insecticida natural.

Las larvas comienzan a aparecer en la primavera. Son negras, alargadas, poseen unas franjas anaranjadas, muy ágiles y se alimentan vorazmente de los pulgones de las flores, hojas nuevas y ramitas.

Les gusta el girasol, por su contenido en aceite, que sirve de alimento complementario a su dieta.

El néctar de las caléndulas les refresca y facilita su reproducción. Se sienten muy atraídas por los colores, por lo que las plantas con flores les gusta mucho.

Tenemos que hacer todo lo posible para que las mariquitas estén a gusto en nuestro huerto.

Los pulgones nos atacan

Nuestras plantas de habas, guisantes y romancescu tienen pulgones.

Les encanta el nitrógeno, que consiguen succionando la savia de las plantas.

Los pulgones se concentran en las yemas, tanto de crecimiento como florales, al ser el punto que más abastecimiento de savia recibe por parte de las plantas y por la mayor concentración de nitrógeno.

De la savia también obtienen azúcares y agua que hace que excreten una especie de melaza forma de melaza, de la que se alimentan socios como las hormigas. Este buffet self-service es recompensando por las hormigas con un servicio de seguridad, A cambio del rico manjar las hormigas le dan un servicio de seguridad protegiendo al pulgón de otros insectos que los depredan, y con un servicio de transporte en busca de nuevos suculentos brotes.

Estos insectos perjudican nuestro huerto convirtiéndose en una plaga que en poco tiempo se extiende por toda la planta y por las de alrededor.

Las consecuencias para las plantas son:

  • Se debilitan pues no tiene toda la savia que necesita para crecer y estar fuerte.
  • Al ser picadas reaccionan corvándose y enrollándose. En la picadura pueden transmitirles virus y enfermedades de otras plantas.
  • Por último, en la melaza que excretan los pulgones  y en la savia que derraman a su alrededor se desarrollan diferentes hongos, como la negrilla, que a su vez  afectan a las plantas infectadas, debilitándolas.

Para prevenir podemos:

  • Observar si vemos hormigas. Puede tengan guardadas en sus hormigueros colonias de pulgones que saquen a pastorear sobre nuestras hortalizas al llegar la primavera.
  • Poner una serie de plantas que tienden a repelerlos como algunas aromáticas (romero, lavanda, salvia y tomillo).
  • Pulverizar con extracto de ortiga que hará que la savia sea menos apetecible al pulgón.

Como ya tenemos los pulgones:

  • Si hay plantas que están muy afectadas tendremos que quitarlas.
  • Podemos pulverizar con agua templada a presión para quitarlos de la planta.
  • Hemos aprendido que los pulgones son una auténtica fuente de proteínas y azúcares. Por eso tienen muchos depredadores en el huerto: diferentes tipos de aphidios (pequeñas avispillas) que los parasitan, la familia de las Coccinelidas (mariquitas y sus larvas) que se los comen y otros insectos como las tijeretas o crisopas
  • Pulverizar con jabón potásico (100 g/10 l de agua).

Encontramos un milpiés

Esta mañana cuando estábamos en el huerto Dani ha encontrado un milpiés

MILPIÉS

Se llama así por el elevado número de patas que posee,  aunque el número máximo de patas no supera las 750, y la mayoría tienen menos de 200.

Su cuerpo tiene dos regiones la cabeza y el tronco formado por segmentos cilíndricos que llevan, casi todos, dos pares de patas (lo que le diferencia del ciempiés que solo tiene un par por segmento)

No les gusta sol directo y prefieren los lugares cálidos y húmedos.  Se mueven despacio, les gusta esconderse entre las piedras y no tiene problemas en excavar para esconderse entre la tierra ayudándose de sus numerosos pies.

Se alimenta preferentemente de materia en descomposición o de plantas blandas

Debemos estar vigilantes con los semilleros porque también les gusta las semillas y plantas jóvenes.

Hemos tenido suerte porque, aunque no es un animal venenoso como el ciempiés, se debe tener cuidado y no manipularlos con las manos desnudas pues sueltan sustancias irritantes que pueden generar reacciones alérgicas a algunas personas.